off
Nawigacja
Translator
Choose your language:
Losowa fotografia
Otro polaco, 40 anos antes
El triunfo del polaco Robert Kubica en el Grand Prix de Canad├í de F├│rmula 1 permiti├│ que muchos fan├íticos j├│venes del automovilismo creyeran que el piloto de Cracovia es el primero de esa nacionalidad en alcanzar el ├ęxito masivo. Pero la memoria rescata un episodio de 40 años atr├ís, en la que otro polaco conmovi├│ al ambiente nacional con una victoria destacada.
El Gran Premio de la Argentina no era una carrera de F-1 sino una experiencia colosal, m├ís de 4.000 kil├│metros de ruta en seis etapas, con 400 autos o m├ís en el camino, y un pa├şs en vilo a trav├ęs de la radio, una experiencia en la que Carburando era l├şder indiscutible.

Aquel de 1967 era el año de los Torino, que hab├şan debutado en el Turismo Carretera hasta hacerlo a imagen y semejanza. Un fuerte equipo de cup├ęs 380 representar├şan a la joven marca con pilotos como Eduardo Rodr├şguez Canedo, r0;Larryr1;, Gast├│n Perkins, Carlos Alberto Pairetti, Jorge Cupeiro, Nasif Est├ęfano, C├ęsar Malnatti o Mario Tarducci. Los Torino parec├şan destinados a dominar el Gran Premio, al punto que r0;Larryr1; se lamentaba: r0;¡Qu├ę l├ístima que no vengan a correr los Mercedes-Benz!r1;, en referencia a la fuerte escuadra alemana que hab├şa dominado la carrera entre 1961 y 1964.

No eran para los Torino rivales ninguno de los 71 Peugeot 404 anotados, ni tampoco las flamantes cup├ęs Fiat 1500, aunque fueran manejadas por volantes de la talla de Francisco Mayorga, Roberto Pedelaborde o el santafesino de 25 años llamado Carlos Alberto Reutemann.

Pero la sorpresa cundi├│ cuando el Autom├│vil Club de Polonia envi├│ un telegrama al ACA para inscribir un Porsche 911 de dos litros de cilindrada y 148 HP de potencia, patente de Cracovia (d├│nde Robert Kubica nacer├şa casi 20 años despu├ęs) 25-15-KR. ¿El piloto? Sobieslaw Zasada, un nombre que no dec├şa nada salvo a los pocos exquisitos que le├şan revistas extranjeras especializadas y que sab├şan que ese desconocido estaba a punto de consagrarse campe├│n europeo de rally?

Zasada era piloto Porsche oficial, pero la empresa de venir a la Argentina corri├│ casi de su cuenta, apoyado institucionalmente por el Autom├│vil Club de su pa├şs. Era la primera vez que un 911 ven├şa a correr a la Argentina y muchos se preguntaban qu├ę suceder├şa con un auto europeo tan fino -casi un Gran Turismo- en las sierras cordobeses o los badenes sanjuaninos.
En la primera etapa, de Pergamino a Villa Carlos Paz, m├ís de 600 kil├│metros bajo la lluvia, Zasada pas├│ m├ís de 300 autos: entonces largaban las clases m├ís chicas adelante y las m├ís potentes al final. Le sac├│ siete minutos de ventaja al mejor Torino, el del r0;Chinor1; Rodr├şguez Canedo, corriendo a m├ís de 160 km/h sobre piso mojado.

La cátedra despectiva esperó el paso por la Pampa de Achala, rumbo a Mina Clavero -lo que hoy se recorre, en parte, en el Rally de la Argentina por el Mundial, pero a la inversa- para ver si el 911 de escaso despeje quedaba hecho flecos en el paisaje semilunar.
Zasada deslumbr├│ en ese tramo y termin├│ sac├índole al segundo en la etapa a San Juan, Gast├│n Perkins, m├ís diferencia que la que le hab├şa hecho a Canedo en la primera.
Eso s├ş, casi lo liquidan el ripio y los badenes. Los aviones transmisores se afanaban por transmitir la noticia, la detenci├│n del puntero a la altura de la larga recta de J├íchal. La suspensi├│n trasera del Porsche era el punto d├ębil del conjunto. A Catamarca no lleg├│ adelante, sino en d├ęcimo lugar, y Canedo recuper├│ parte de la ventaja.

Fue el gran momento de ansiedad nacional. ¿Pod├şa el Torino argentino derrotar al desfalleciente Porsche alem├ín? La inc├│gnita dur├│ una sola etapa m├ís, de Catamarca a Alta Gracia. Con el auto reparado y en condiciones, con sus dotes de rallista bien aceitadas, Zasada volvi├│ a ganar una etapa, consolid├índose en la general, y termin├│ su faena volando en la ├║ltima etapa rumbo a Jun├şn, sac├índole 16 minutos de diferencia a Canedo y el Torino.

Los argentinos hab├şan sido derrotados en su propio terreno otra vez por un auto alem├ín (aunque no fuera esta vez Mercedes sino Porsche). La diferencia era la nacionalidad del vencedor. Polaco. Como ahora Robert Kubica pero 40 años atr├ís...
(¿El Polaco Herceg?. No, esa es otra historia...)



Por Pablo Vignone
Revista Carburando. Buenos Aires, 9 de junio
Komentarze
Brak komentarzy.
Dodaj komentarz
Zaloguj siŕ, ┐eby mˇc dodawaŠ komentarze.
off
Logowanie
Nazwa U┐ytkownika

Has│o

Zapamiŕtaj mnie



Nie jeste jeszcze naszym U┐ytkownikiem?
Kilknij TUTAJ ┐eby siŕ zarejestrowaŠ.

Zapomniane has│o?
WyÂlemy nowe, kliknij TUTAJ.
RSS
News
Articles
Downloads
Weblinks
Forums
Copyright © 2007 Waldemar
1633252 Unikalnych wizyt

Powered by powered by php-fusion © 2003-2007
Design by Design by Matonor